Facebook Twitter Google +1     Admin


Algo sobre la navidad

kntreelight.gifMe escribe Carlos a la web, para decirme que escriba un blog sobre la Navidad. ¡Escribir sobre Navidad! ¿Pero es que no se ha escrito ya todo sobre Navidad? Recuerdo viejas postales, tópicos navideños, imágenes de adviento bastante manidas. No, la verdad es que es no es el camino, por ahí no puede ir mi blog sobre esta época del año.

Hay mucha gente a la que la Navidad no le gusta nada en absoluto, es más me han dicho los entendidos que precisamente estas fechas son propicias para las depresiones, sin embargo, los años pasan y a mi la Navidad sigue gustándome, y por muchas vueltas que le doy al tema, no encuentro la manera para hacer que me disguste. Algunos alegan que son unas fechas en las que se hecha de menos a las personas que ya no están con nosotros, eso es verdad, pero también en Enero, Febrero, Marzo y Abril, podemos añorar a esas personas que por unas circunstancias u otras ya no comparten su tiempo o su vida con la nuestra. Hay que buscar algo más. Esos hombres y mujeres que ahora ya no están, precisamente en estas fechas dejaron algo con y sobre nuestras vidas. Pondré un ejemplo, aunque personalice. Mi abuela ya no está desde hace mucho tiempo, puedo recordar muchas cosas y muchas circunstancias que pasé con ella, pero los recuerdos que tengo mas fijados en mi cabeza, son aquellos de las celebraciones. Ella siempre hablaba de que había que celebrar los acontecimientos, porque con el paso de los años terminamos olvidando todo, menos las celebraciones, por eso yo recuerdo con especial énfasis las navidades que pasé con ella. Esos días antes de Nochebuena en los que ella nos enseñaba villancicos: “Madre en la puerta hay un niño, mas hermoso que el sol bello ...”. Puedo escuchar perfectamente su voz, como si estuviera conmigo ahora mismo. O como, a hurtadillas y cuando no nos veía nadie, decía: “Niña pásame un mazapán pero que no se enteré tu madre, que dice que luego me sube el azúcar, pásame ese que tiene forma de campana...”. También recuerdo cuando Basilio, el portero de su antigua casa, llamaba a la puerta y traía el pavo. Dios mió, Basilio traía cada año un pavo vivo, cuando no eran dos. Uno debajo de cada brazo. ¡!! Menudo drama ¡¡¡ Ese pavo tenía que pasar a mejor vida, y sin que los niños nos enterásemos, por eso mi abuela el día de autos, se vestía de Domingo, aunque no lo fuera, cogía su misal y unos guantes de encaje, que a mi me traían loquita, y nos llevaba a Misa. Luego de vuelta a casa nos compraba un merengue. Cuando llegábamos, ya se había cometido el “pavicidio”, y cuando preguntábamos por el pavo, siempre nos decían que se había escapado volando por la ventana. En fin todo eso son recuerdos, y aunque ahora mi abuela ya no esté conmigo, siempre cuando llegan estas fechas, esos y otros acontecimientos que se producían por estas fechas, se instalan en mi, y para que nos vamos a engañar, me producen una profunda alegría. Y es que las cosas que duran para siempre no se aprecian. La Navidad como todo, es efímera, y una vez que seamos capaces de asumir esa circunstancia, seguramente disfrutaremos más de ella.

Hay otros que también detestan la Navidad, porque dicen que es un periodo consumista, donde lo único importante es atiborrarse a comer y gastar un montón de dinero en regalos, en la mayoría de los casos inútiles. Desde luego es una opinión, pero como todo lo que sucede en esta vida, tiene otro punto de vista. La cena de Nochebuena es un rito, y como todos los ritos son necesarios. Ya lo decía Saint Exupery: “Los ritos hacen que un día sea distinto de otros, y una hora distinta de otras horas.” El olor de esa cena, la preparación – una pasa la tarde con la cabeza metida dentro del horno - , la colocación especial de la mesa, los adornos, la música de fondo, los turrones en la sobremesa, y demás, forman parte de un rito que hace que ese día sea “otro”, y además hay que procurar que lo sea. Claro que para eso hay que hacer un ejercicio de desconexión con el medio que nos rodea, porque los ritos requieren de un ambiente especial y diferente, que solamente nosotros podemos propiciar. Es fundamental no discutir, ya sabéis el dicho que pulula por ahí: “¿Tu como pasas la Navidad? Bien o en familia”. La cena de Navidad como mucho viene durando dos o tres horas. ¿Es tan dificil no dicutir con esa cuñadita, que se empeña en manifestar con ahinco que el mantel es el mismo del año pasado?. Solo son tres horas, y si no somos capaces de hacer abstraccion de todo durante tan poco tiempo, apaga y vamonos.
En cuanto al consumismo desaforado en cuestión de regalos, no creo que forme parte de la esencia de la Navidad, fundamentalmente porque la Navidad lleva mucho tiempo existiendo, y desde luego antes no existían ni los grande almacenes, ni las grande superficies, y sin embargo nos hacíamos regalos, esas pequeñas cosas, que en muchos casos no cuestan mucho dinero, y que hacen que mantengamos la ilusión por la generosidad y la sorpresa.

Por supuesto que también hay gente sola, enferma, con muchos problemas, y que efectivamente para ellos la Navidad se hace muy cuesta arriba, pero no solo esos días, sino la vida en si, el día a día, pero la mayor parte de las veces, aquellos que me han manifestado sus fobias navideñas, pertenecen normalmente al estratode los bien acomodados y con muy pocos problemas, gentes que se han acomodado en rutinas, y cualquier alteración de ellas les produce un profundo desasosiego. Estos también tienen remedio. Nunca es tarde para empezar a disfrutar de los ritos, y basta poner un poquito de nuestra parte para hacer que todo cambie, aunque no se pueden esperar milagros la primera vez que lo intentemos.

Para terminar este blog navideño a petición de Carlos, no voy a escribir sobre la Navidad desde un punto de vista cristiano, precisamente porque aunque este hecho tenga raíces mas o menos históricas en esa religión, creo que la Navidad ha superado las barreras que las religiones mantienen. El hecho de que una vez al año nos acerquemos al rito del encuentro, de la generosidad, del disfrute, de el deseo de paz, de la alegría y de la inocencia, no va a llevarnos a ser mejores personas, sin embargo tal vez nos acerque a nuestra condición de seres , obviamente inteligentes, y quizás a fuerza de muchas Navidades logremos algún entrenamiento para que seamos más humanos. Es la una y media de la madrugada. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de cuatro grados. Paz a los hombres de buena voluntad, y a los de mala también ¿por qué no? .
07/12/2004 11:29. #. Mis cosas

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres





martanauta.com o la vida en red

Si quieres escribir o chatear: martanauta@gmail.com



Un poco de orden

Temas



En episodios anteriores

Archivos



Los otros

Enlaces



Por un debate en internet

eFindex 2007


http://martanauta.blogia.com

http://martanauta.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris